martes, 17 de junio de 2008

Cuando los animales atacan

Para no romper esa racha de encontrarse animales exóticos en casa, hoy por alguna misteriosa razón apareció un reptil en la sala de mi casa que entró por la puerta del patio. Mi hermana a primer vista pensó que se había colado una rata a la casa, pero tras una breve observación esa hipótesis fue descartada. Medía unos 20cm, aparentemente una iguana pero de color más obscuro y con la cola más corta y rugosa. La incertidumbre comenzó preguntándonos de qué animal se trataba y como fue que llegó ahí. Creyendo que era tal cual una iguana, tendría que haber sido mascota en fuga de algún vecino para haber terminado en nuestro patio, pero tras preguntar en las casas de los alrededores si no habían extraviado alguna iguana por casualidad (!?) no tuvimos respuesta. Me vino la teoría de que por la fuertísima lluvia de anoche, de alguna manera habrá llegado hasta nuestra casa por las corrientes.

A todo esto, no parecía ser un animal domesticado dado que se enfurecía cuando uno se le acercaba, cosa que comenzó a preocupar un poco. Así que lo mantuvimos encerrado en una caja hasta que vinieran por él y después de unas dos horas fue arrestado por las autoridades correspondientes, quienes nos dijeron que se trataba de un garrobo: un reptil casi idéntico a una iguana, con la diferencia de ser de tonos más obscuros, tener una cola espinada y ausencia de colmillos. Una especie en peligro gracias a su exquisito sabor para el ser humano.

Pongo un par de fotos, una mientras trepaba por una ventana y otra mientras gruñía enfurecido en su encierro. Yo me sigo preguntando... ¿De dónde vino? ¿Tenía algún nombre? ¿Y qué demonios hacía en mi casa, pretendía robarnos o algo por el estilo?

Si no se lo hubieran llevado, tal vez me lo podría haber desayunado después de interrogarlo.

2 comentarios:

Carlos dijo...

jaja man deberias de pensar en adquirir una escopeta, no vaya ser que un dia se meta un coyote xD

Alex dijo...

ay wey, si casi no te visito, asi menos. No vaya a ser que un dia te encuentres un lagarto en el inodoro.